Un latino lleva el ajedrez a un campo de refugiados

El ajedrez volvió a llegar al campo de refugiados de Azraq, en Jordania, adonde muchas familias fueron desplazadas por la situación de guerra permanente que se vive en Siria. 

De la mano de la Escuela de Ajedrez de Pontevedra (España), dirigida por el IM uruguayo Daniel Rivera, muchos niños han vuelto a recibir la visita de profesores de ajedrez y han vuelto a pasar un rato hermoso jugando y aprendiendo para olvidar la tristeza de la guerra en su país.

“La entrada al aula nos da otra emoción muy fuerte, los niños nos reciben con una canción de bienvenida, constatamos que muchos de ellos ya saben jugar y hablan con soltura el vocabulario ajedrecístico”, cuentan desde la Escuela de Pontevedra sobre la visita que realizaron hace unos días. 

“No es fácil expresar los sentimientos ni la impotencia que sobreviene cuando se entra al campo de refugiados sirios de Azraq, en la que cada ser humano de los que sobreviven tiene una trágica historia, les han despojado de la vida sin más y con pocas esperanzas de futuro”, expresan quienes tuvieron la iniciativa de regresar a Jordania con el ajedrez.

Uno de los grandes objetivos del campo de refugiados es que los niños recuperen la alegría y la esperanza a través de la enseñanza, por eso el ajedrez, con todo su potencial pedagógico, es un gran protagonista. 

En una verdadera tarea de cooperación, los enviados de Pontevedra, junto con profesores sirios y colaboradores de Relief International – Unicef dan clases de ajedrez en dos aulas distintas y con grupos numerosos de niños.

Además, se confirmó que dos veces a la semana los chicos recibirán clases de ajedrez de aquí en más, lo que sin dudas brindará una gran satisfacción a quienes están tan afectados por la guerra y les servirá en su futuro como una potente herramienta de cambio.

*Imágenes tomadas de aquí.

Total: 0

Compártelo en las redes

Artículos relacionados