La isla del ajedrez: su comienzo, su presente, sus desafíos.

Estábamos en el Panamericano de ajedrez en Santiago de Chile; era el mes de julio.

El árbitro principal del certamen (Hugo Guzmán), luego de autorizarnos a tomar fotografías de la ronda en juego, nos pide que nos acerquemos y nos presenta a un matrimonio que “vino desde muy lejos, son de Chile, pero son de  una isla que está lejos lejos, ni te imaginas el esfuerzo que hacen por llegar acá”. Intercambiar unas palabras y sentir la calidez humana que albergaban, fue todo en un instante. Como ahí era difícil mantener una conversación fluida, quedó para después una charla con los niños.

Terminado el torneo, Nahuel e Inti fueron quienes nos entregaron su voz, y en ese pequeño reportaje en las afueras del Polideportivo, nos dimos cuenta que había detrás de esa familia, una historia maravillosa, que no debía por nada del mundo pasar desapercibida. La nota en cuestión se llamó “La isla de ajedrez existe” y así dimos a conocer a todos nuestros lectores este maravilloso lugar (que creemos único en el mundo),en el cual todos los habitantes de la isla juegan ajedrez. Existe una única escuela,en la que este ferviente matrimonio ha contagiado el amor por el tablero a todo aquel que pasara por sus aulas.

Le seguimos los pasos, sus viajes, sus sueños, el deseo ardiente de tener la posibilidad de poder, por primera vez, disputar un campeonato de ajedrez fuera de su país. Y por más que fuera dura la lucha, ellos la dieron. Y vaya que la ganaron: estarán en Lima dentro de pocas semanas participando del Sudamericano Juvenil e Infantil.

Niños de la isla premiados

 

Esta es la realidad de hoy, pero así como el futuro será la consecuencia de lo que hagamos hoy, ésta realidad, este presente, es producto de lo que se hizo en el ayer.

¿Como se formó esto, cuales fueron los pasos para transformase en la Isla en la que todos sus habitantes practiquen el juego?

Quien mejor que Angélica, que junto con su esposo fueron  y son los motores de esta utopía convertida en realidad, para que nos lo cuente:

Primeras movidas

El  año  2010  el  Daem  Calbuco nos  solicitó  como  matrimonio  compuesto  por  los  docentes  Carlos  Ignacio  Cañumir  Meliñir  y María  Angélica  Neiquel Ayancán , junto  a  nuestros  pequeños  hijitos Nahuel 3 años  y  medio  y  el pequeñito  Inti  de dos meses  de  vida, asumir  la  gran  responsabilidad  de  hacernos  cargo  de  la  única  escuela  que  posee la Isla  Queullín.  Lugar  que hasta  ese  entonces  era  muy  poco  conocido, incluso  para  los  mismos  calbucanos.  En  educación ,  sólo  se  sabía   que  muy  pocos  profesores  eran  capaces  de desempeñarse  en  un  lugar  tan  aislado,  sin  conectividad, sin  agua  potable, sin luz  eléctrica  y mala  señal  de  internet.

Cuando  llegamos  a desempeñarnos,  nuestra  primera  misión  fue  acostumbrarnos  al  sistema  de vida  y  trabajo. Pues  la  Escuela  Rural  Queullín es bi-docente, es  decir,  solamente  existen  dos  profesores  para  atender  a  los  alumnos. También  es  multigrado , ya  que  existen  en una  sala  convive  más  de  un  curso.  El  primero  formado  por  niños  de  primero  hasta  sexto  básico.  El  segundo  por  séptimo  y  octavo. Todo  esto  sumado  a  la  baja  tasa  de  natalidad,  un  reflejo  más  de  la  sociedad  chilena,  que  se  acentúa  en  lugares  asilados  como  el  nuestro.

La  población  en  su  mayoría  se  dedica  a labores  relacionadas  con  el  mar  como  operadores  de  salmoneras, buzos  mariscadores y  recolectoras  de  orilla.  De  igual  forma  hay  personas  dedicadas  a  la  agricultura  de  subsistencia.

Los  alumnos  que  ingresan a primero  básico no  cuentan  con  Educación  Preescolar y  como acuerdo  de matrimonio  recibimos  alumnos  oyentes el  segundo  semestre para iniciarles  el  proceso  de apresto. Considerando  que  a pesar  de las  características  mencionadas  somos  medidos  con  el  Simce, tal  cual  a  todos  los establecimientos  del  país.

Una  vez  iniciado  nuestras  labores  reformulamos   el  Proyecto  de  Jornada  Escolar  Completa (JEC),  donde  integramos  el  taller  de  Ajedrez y  solicitamos  materiales  como  tableros  a  personas  de  Santiago  que  apadrinan  la  escuela  hace  ya 32  años. Fueron  ellos,  quienes son  un  grupo  de  amigos  quienes aportaron  el  primer  grano  de  arena y  en  Diciembre  del 2011 nos  hacen  llegar  los  primeros 4 tableros  de  ajedrez y un mural. Luego  a  inicios  del  2012 se  adquiere  a  través  de  Recursos  de  Subvención  escolar  Preferencial más  tableros  y  un  reloj.

En  un  principio  fue  difícil  hacer  comprender  a  los alumnos  y  padres  que  sólo  lo  veían  como un pasatiempo  sin  sentido. Con  la  JEC  modificada  empezamos  a  enseñar  e  involucramos  a  todos  los  alumnos,  por  cierto  siempre  existen  a quienes  les  llama  más la   atención  el  juego y  fueron tomándole  valor.

Fue  así,  como  el  año  2012 por  primera  vez  participamos  con  una  delegación  de  cuatro  alumnos  en  el comunal de  Ajedrez,  realizado  en la  ciudad de  Calbuco  distante  a  dos horas y  cuarto  de  navegación en  lancha pasajera, viajando  en los  canales  del  sur. Un viaje con  mucha  ilusión  pues habían  pasado  muchos  años  en  que  alumnos  participaban  representando  a  su  escuela  en  actividades  deportivas. Con  orgullo  podemos  decir que  siendo  la  primera vez sacaron terceros  lugares  y  los  mismos  alumnos  se  dieron  cuenta que al  siguiente  año podían  mejorar  su  resultado. A  partir  del  año  2013, ya  se  convirtieron  en  campeones  comunales hasta  el  día  de  hoy.

Cabe  mencionar, que pasamos  tiempos  muy  difíciles  donde  las  autoridades no nos  facilitaban  lancha  o  simplemente  determinaban campeonatos en  días  en  que  no había  lancha pasajera, pues  de la  semana  sólo  existen recorridos  los  lunes, jueves, viernes  y  domingo, cuando las  condiciones  climáticas  lo  permiten. Es  por  esta  razón  que  junto  a  mi marido guardamos  $200.000 todos  los  años  en períodos  de  comunal clasificatorio  IND,  con  el  fin  de  trasladar a nuestros  alumnos, ya  sea  por  ruta  a  Calbuco o por  Carretera  Austral.

RUTA  CALBUCO: Arrendar lancha y navegar dos horas y  cuarto  desde Isla  Queullín a  Calbuco  vía  directa sin  escalas en  ninguna parte.

RUTA  CARRETERA  AUSTRAL: Arrendar lancha Isla  Queullín a Tentelhue. Luego  arrendar  vehículo Tentelhue  a  Caleta  Puelche. Después  pagar en barcaza que  une  Caleta  Puelche y  Caleta  La  Arena.  Posteriormente, bus Caleta  la Arena  a Puerto Montt. Finalmente, minibús  Puerto  Montt a Calbuco.  Esta  vía  comprende aproximadamente 6 a 7 horas  por  los  tiempos  de  espera  de  transbordador  y  buses.

A  pesar  de  la  lejanía siempre  viajamos  el  día  antes  para  llegar  con  anticipación  a los  torneos  considerando  las  horas  de  viaje. En  varias  ocasiones  viajamos encima  de  las  mallas  de  cholgas, con lluvia y  a  veces  empezando  temporal. Pero,  siempre  acompañada  por más  de  alguna  mamá. Fueron muchos viajes  en  completa  soledad por falta  de  apoyo. Horas  interminables  de preguntarnos porque no  nos  prestan  lancha municipal para  viajar si representan  a  la  comuna  en  los  Provinciales  de  Ajedrez. Viviendo  con la  incertidumbre  del viaje  mismo, donde  los  niños llegaban  con  su  bolsito con  ropa y escuchar “vamos tía, no  tengo miedo, yo  quiero ir  a jugar”. Aun  sabiendo, que había  que  conseguir  alojo en  casa  de  amigos no importando dormir  en  el  living, en  los  sacos  de  dormir en  el  piso o simplemente por los  pies. Sus ganas  de  representar  a la  escuela era  más  fuerte. A  raíz  de los  resultados  a  nivel  comunal  solicite  en  reunión  de  Coordinadores  extraescolares  realizar  el  comunal  de  ajedrez el 2017 acá  en  nuestra  escuela. Recuerdo  que  fijamos  tres  días  tentativos en mayo. Para traer  las  delegaciones de  otras  escuelas el  Director  gestiono  lancha con  Carabineros, Armada  y  Municipalidad de  Calbuco. Fue  una completa  odisea pues  había  que  rogar  por  tener  calma ya  que  las  tres  lanchas  eran rápida  , pero  muy  pequeñas. Gracias  a  Dios  el  tiempo  nos  acompañó y la  actividad  fue un  éxito. Donde  nuestros propios  colegas vieron la  realidad  de esta  isla y nos  ganamos  su  respeto.

 

También puedes ver:  Sudamericano de la Juventud: Reyes y Reinas en nuestra América del Sur

Así se sale de la isla en algunas oportunidades….

 

 

El medio-juego

 

Como  docente  siempre leo  las  noticias y  en  julio  del año  pasado un  artículo  del  Diario  el  Llanquihue  de  Puerto Montt  informaba sobre  un  Campeonato  de  Ajedrez  en  la  Universidad  Santo  Tomás. Fue  así,  como  decidimos  junto  a  mi  marido  llevar  a  nuestros  hijos Inti  y  Nahuel  a  participar. Desde que  llegamos  al  lugar fueron  bien  recibidos  por Emilio  Barría  y  Claudio Villarroel integrantes  del  Club Mundo  Ajedrez. Donde  tomamos  conocimiento  que  habían torneos  para  diferentes  categorías, ya  que  antes  por  desconocimiento  siempre  esperamos la  competencia  que  organizaba  IND. A  partir  de ese torneo empezamos  a participar  con  nuestros  pequeños  hijos,  a los  cuales  les dijimos que  ellos  le  podían  abrir  las  puertas  a sus  compañeros  de  escuela  si  lograban un  resultado. Ellos  participaron  de  varios  torneos sin sacar  ningún lugar, pero  su  juego y práctica  cada  vez  mejoraba. Hasta  que de  a  poco empezaron a  obtener lugares y  siempre  recibieron la  motivación  de los  mismos  ajedrecistas adultos. Fue  así  como  se  fueron sumando  más  jugadores  a competencias en  Puerto Montt transformando a los  recreos  en  el  espacio  de  práctica  diaria más allá  del  taller. Estos con  el  tiempo  de  a  poco consiguieron sus primeras  medallas que  atesoran en  sus corazones. A  pesar que  habían  resultados,  no llegaba  el  apoyo  de  las autoridades y esa era  la  parte  dolorosa. En  fin  siempre  hemos  dicho  que  era  más  fácil  rendirnos  y  no  participar  más.

El  tiempo pasaba y gracias  a la  gestión  del  Director recibimos una  invitación. Un  restorán llamado Aroma Café de  Calbuco   invitaron a cinco  niños  a  tomar un desayuno de lo  que ellos pidieran para  desearles suerte que al  otro día asistían  a  campeonato en Puerto Montt.  Ese  desayuno, marco el  inicio  de  sus sueños, por la  conversación  que  tuvimos esa mañana donde  nos juramos dar lo mejor por el  cariño que  habíamos  recibido y hasta  hoy  ese café y chocolate marcaron un  antes  y  después.

Con  el  tiempo  nos  dimos  cuenta  que  habían torneos  todos  los  fines  de  semana en  diferentes  ciudades. Así,  que  como  familia  tomamos  la  determinación  de  empezar  a viajar  más  lejos. Fue  así  , como  estuvimos  en  cabrero, Chillán, Concepción,  Santiago  y  Osorno. Incluso  para  ahorrar dinero mis  hijos  durmieron en los  terminales. En  Chillán  llegamos  a  la 5  de la  mañana esperamos  que  amaneciera y  nos  fuimos al  campeonato. Mi cansancio  se me  olvidó  con las  palabras  del  maestro  Cristián  Estrada en la hora  de la premiación, haciendo  mención  que  un  niño  había  viajado desde una  pequeña  isla y era   el  campeón  invicto  de la  categoría  Sub-12, mostrándolo  como  ejemplo a todos  los  asistentes y agrego el  rol  de  profesora. Mas cuando  el más  pequeño Inti había  enfermado y  por  desempate  quedó  cuarto lugar. En  ese momento  hablo  de  la  posibilidad  del Nacional  de  Menores  y  Panamericano. Como profesora  lo  pensé  todo el  viaje  y  los  días  siguientes. Con mi marido  lo  conversamos  y nos propusimos entrenar  sábado y  domingo. A  raíz  del  entrenamiento  continuo, conseguimos  empezar  a  destacarnos  y  ser dados  a  conocer  en  medios  locales  de comunicación. También viajamos  al  torneo  del EPE en  Santiago  salimos  de  la  isla después  de clases el viernes por  carretera  austral  llegamos  al  terminal de  Puerto  Montt, pero  no  habían pasajes  para  los  cuatro. Así  que  3 en  un  bus y  mi marido  en  otro  bus. Llegamos  a  Santiago el  sábado, compitieron y Nahuel sacó un segundo lugar. En la  tarde  tomamos  bus  de regreso  a Puerto  Montt y el  domingo  ya  estábamos  regresando a la  isla, para  recibir  a nuestros  alumnos  el lunes como  si  nada  hubiese  pasado. Así fue  viaje  tras  viaje con  esa  esperanza  algún  día  nos  apoyarán.

Las  redes  sociales  empezaron  a  presionar  a las  autoridades y  de  a poco fuimos  obteniendo las colaciones  para  los  chicos y  movilización.

Como  autocrítica, los  logros  de nuestros  alumnos  no  se  difundían pues como  profesores  éramos  reacios al  uso  de  redes  sociales y  fueron  los  mismos  niños  que  nos  solicitaron  crear  una  página  de  Facebook. Pero  recién  hace  meses  la  creamos  y  fue uno  de  los  medios  que  nos  ayudó  a  divulgar sus  logros.

 

También puedes ver:  2018: Santiago y Lima; 2019: Guayaquil y Buenos Aires

…..así se sale en otras….

En verano  como  escuela  hicimos  la  locura  más  hermosa organizar  el primer  campeonato de  ajedrez  en  la  Isla  Queullín  , llamado  Copa  de la  Amistad  el 13  de  enero, donde  tuvimos  la  asistencia  de jugadores  de  Santiago, Chillán, Concepción, Osorno, Coihayque, Castro, Ancud, Puerto Montt, Calbuco, San  Martín  de  los  Andes  junto a   nuestros  alumnos y  ex-alumnos. Fue una  emoción muy  grande  ver  el pasillo  de  la  escuela con muchos  tableros de  ajedrez y la  gran  concurrencia  nunca  antes  vista  en Isla  Queullín. Más,  con  un  día  soleado entre  curanto y  asados  de  cordero  al  palo. Mencionar  que  en  este  torneo asistieron 6 niños  y  jóvenes  que  habían  estado representando  a  Chile  en  el  Sudamericano en Paraguay. Entre  ellos, Leonardo  Ballesteros campeón  nacional  sub-12.  Como profesores era un  desafío contar  con  jugadores  a  los  cuales nuestros  niños  admiran.

Fue  así  como  participamos  con  una  delegación  de  cuatro  alumnos en  el  Nacional  de  Menores en  Rancagua, donde  su  primera  barrera  fue  el  calor  insoportable. Aún  bajo  esta  temperatura a pesar  de  tener su primera  experiencia en  una  nacional realizaron un  buen  desempeño. Desde  ahí  en  adelante  hemos destacado en  la  región  de  Los  Lagos. Incluso este  año un  alumno se  corono  campeón  provincial y una  ex-alumna campeona provincial de los juegos IND, lo que  fue inédito ya  estos lugares  siempre  los  había  obtenido la  Comuna  de  Puerto  Montt y Puerto  Varas. En  el  Regional IND en varones  obtuvo el  tercer lugar y  la  ex-alumna el segundo lugar. La  semana  pasada  quedo novena entre  las  30  competidoras  del  Nacional.

En  el mes  de  Junio Inti y  Nahuel fueron  reconocidos  como  mejores  deportistas  de la  comuna  al tener  la  mayor  cantidad  de premios junto  a  nuestra  ex-alumna. Vimos  como  fueron  los  primeros en  recibir  tal  distinción  en  un   salón  donde  el  cariño  de los  asistentes se  sentía y como padres y  profesores estábamos coronando todo  el  esfuerzo en  horas  de entrenamiento, viajes  y  competencias.

 

También puedes ver:  Sudamericano de la Juventud: Reyes y Reinas en nuestra América del Sur
Un sueño cumplido, organizar la Copa de la Amistad

 

A  raíz  del  gran  desempeño  que  han  obtenido  nuestros  alumnos ahora  contamos  con  el  apoyo tan  anhelado  de  las  autoridades  que  nos ayudaron  a  financiar la  participación  de tres  alumnos  en  el  Panamericano  realizado  en  Santiago. Donde viajaron  en  avión siendo  su  primera  vez y el  Alcalde  le  hizo  entrega  a los  niños la  bandera como símbolo de  sus  raíces. Tienen hermosos recuerdos  de esta experiencia deportiva, pues tuvieron  la  ocasión  de  enfrentar  a jugadores  de  otros  países y  lucharon  hasta  el  final  como  los pequeños  guerreros  que  son. Como padres y  profesores el momento  de  la  interpretación  del  himno  Nacional  en  el  día  de la  Inauguración , fue decir labor  cumplida acá están mis pequeños que lo  dieron  todo partida  tras  partidas  con  aciertos  y  errores.  A  raíz  de  su  participación  el  Diario el  Mercurio  y  la  página  Ajedrez  del  Sur  hicieron  mención  a la  isla Queullín  en  sus  reportajes. Cuando mi  esposo  le  leyó el  diario  y  el  reportaje  de  Uruguay  una niña  pidió la  palabra y nos  dejó llorando  de  emoción por lo  emotivo  de  sus  palabras, al  igual  que la de  sus compañeros.

Hoy  tienen un  nuevo  reto, el  Sudamericano de  Ajedrez en   Lima. Para  este  viaje la  Ilustre  Municipalidad  de  Calbuco financiara el 50% y el  resto los padres  de  los alumnos. Mencionar  que  Calbuco fue afectada por  zona  de  Marea  Roja y residuos  salmoneros  donde  la  Municipalidad  tuvo  que  crear planes  de  mitigación  frente a  la  catástrofe  que afecto  el  sector  pesquero.  Además,  es  una  comuna  muy  pequeña y entre  las  subvenciones entregadas hicieron  el  máximo  esfuerzo  con  la  Delegación  de  Isla  Queullín.

La  noticia  se  la  informamos hace  dos  semanas donde  los  reunimos  a los  12 alumnos  en  una sala alrededor de  la  combustión lenta mientras  pasábamos  el  frio y  hablamos  del  pasado y del  presente. Mi marido dio a  conocer los  resultados  de  la  gestión realizada  por él y  nombro uno a uno sus  nombres y el  brillo  de  sus  ojos lo  dijeron  todo…Están  dichosos  y  con ansias entrenando después  de clases,  con los materiales  que  nos  ha regalado Familia  Bahamonde, Familia Ricouz, Cristian  Estrada y  desde Santiago  vía correo Igor  Arias, que  se  contacto para  ayudarnos  con material de lectura ajedrecística.

Todo  empezó  con  un  aviso de un  diario , el  cual ahora  ha publicado más  de una  vez  los  resultados  de  mis pequeños. Puedo  decir , que  esas horas  de  viaje de levantarse  a las  6  de la  mañana , caminar  por  el  bosque  con linterna y viajar  en  lancha  representando  a su  escuela  son los más  felices, porque  se  siente y  se  ve  reflejado en  su caras sonrientes.

Ayer la  niña que  viajará  al Sudamericano me  decía, “tía  estoy reuniendo plata para  el  viaje. Fuimos  a mariscar, hicimos  conservas  con mi mami y las  vendimos  en  Calbuco”. Esas palabras son las que  olvidan el  cansancio y sigo buscando material visual de internet para  ayudarlos, porque ahora  me  tienen  de  casera  me  han  ganado en IRT y confieso que  tengo el  lado jugador picada  por  perder y por  el  otro lado  con la  satisfacción  que  sus resultados  son merito a todo el  trabajo  que  hemos  realizado  con mi  marido donde  no nos  dimos  por  vencidos y especialmente él  se  la  ha  jugado esperando  audiencias, redactando documento por  documento aunque  sea  en vela.

Hace  una  semana atrás  en  el  día  del  profesor  el  Colegio  de  Profesores  de  Calbuco me  hizo un  reconocimiento  público  por los años  de  dedicación  al  ajedrez , siendo  el  deporte  que  más  éxitos  le  ha  dado  a  la  comuna. Dado  a  que  este  años  los  alumnos llevan 45 medallas  y  cinco  copas. Sin  contar  las  dos  copas  mías y las 6 medallas.

Después del  Sudamericano los  siguientes  desafíos  son:

  • Organizar por  segunda  vez el  Torneo  Copa  de la    Amistad para  el  sábado  12  de  enero  2019.
  • Nacional de  Menores en Osorno.

Nosotros el  matrimonio de  Carlos  y  Angélica, somos dos  maestros rurales  que  se  la  jugaron por  transformar la  vida  de los niños. En  los  momentos  más  adversos luchamos  hasta  el  final y donde el 100% de  los  niños  sabe  jugar  ajedrez. Aun estando  sin  luz  entrenan   sus  noches   acompañados  de  una  vela y  con esa  férrea  convicción  de  luchar  por  sus sueños.

 

Luciendo orgullosos su bandera en el Polideportivo en Santiago

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Esta  es la  historia  de  la isla  desconocida, que  ahora  es: 

¡La  Isla  del  Ajedrez!

Total: 1

Compártelo en las redes

Artículos relacionados